domingo, 10 de julio de 2016

A mí el bilingüismo no me da lo mismo

Nombre de la campaña iniciada para dar respuesta a la última tropelía de la Consejería. Un nuevo recorte para el programa bilingüe y, más importante, para el sistema educativo en Andalucía.

Haciendo números, de manera rápida, la reducción en el cupo de cada centro bilingüe supone un ahorro aproximado, para la Consejería, de unos 300 a 400 profesores menos en todo el sistema.

El daño de la medida es doble; por una parte, deja a los profesores de ANLs sin la oportunidad de coordinarse y preparar material, restando calidad al trabajo que se realiza en los centros; por otra, resta esos 300-400 profesores al sistema en su conjunto.

La situación no sólo afecta al profesorado bilingües, su alumnado y sus centros, sino que también va a afectar y con mayor efecto al profesorado no bilingüe, que son los que, al final, van a ser prescindibles al cerrar el cupo de funcionamiento de cada centro. Por tanto, el problema generado por la Consejería no sólo se circunscribe a los centros bilingües, sino a cada uno de los que formamos el sistema público andaluz.

Perdimos 4500 profesores hace dos años, cuando pasamos a las 20 horas lectivas en Secundaria; ahora otros tantos más.

La Consejera puede contarle lo que quiera a la prensa y a la opinión pública en su conjunto, anunciando 124 nuevos centros bilingües, a los que estamos en el aula no nos engaña con su afán de "vender números y cifras".